“Sacar lo nuevo y lo viejo del tesoro de nuestra casa”

Profesión solemne de Fray Gastón Domínguez Carrascosa

Actualidad

El próximo sábado 6 de agosto el hermano Gastón Domínguez Carrascosa (Fray Dody) realizará su profesión solemne en el Templo San Francisco de la ciudad de Córdoba, Argentina. 

El próximo sábado 6 de agosto el hermano Gastón Domínguez Carrascosa (Fray Dody) realizará su profesión solemne en el Templo San Francisco de la ciudad de Córdoba, Argentina. 

Este nuevo paso es una confirmación del primer “sí” dado a Jesús y a la vida ofrecida al servicio de los demás. Con la alegría que brota de este amor, Fray Gastón compartió su testimonio del camino recorrido. 

Mi alegría ha sido llevada a plenitud (cf. Jn 3,30)

«Mi vida entera está atravesada por el carisma franciscano. Desde niño fui al colegio San Francisco en Tucumán y al terminarlo seguí en contacto con los frailes a través de distintas misiones. Esto me llevó a ver de cerca su forma de vida y enamorarme poco a poco de Jesús en esta forma de seguimiento. 

El primer flechazo fue cuando vi en los frailes a personas muy cercanas y normales (si los podemos llamar así), y al mismo tiempo personas de Dios. Esta conjunción me voló la cabeza, sobre todo porque la imagen del cura o del religioso que tenía era muy distinta. La categoría de normalidad para mí en ese tiempo pasaba más que nada por el humor y la alegría.

El hombre es el único animal que puede reírse. Y la alegría y el humor siempre fueron compañeros en mi modo de encarar la vida (aunque a veces puede fallar). Pero en este tiempo de formación he descubierto cuál es la verdadera fuente de mi alegría: la visita, presencia, permanencia, fidelidad de Jesús para conmigo, para con nosotros. Esto me lo han enseñado mi vieja, mi familia, mis amigos, mis hermanos frailes y sobre todo los más pobres. Esta profesión significa muchas cosas para mí, menos un punto de llegada. Siento que se abre una puerta con múltiples caminos muy desafiantes por recorrer, y la verdad es que a la par de esta alegría también acompaña un profundo terror. 

Lo cual, paradójicamente, me deja tranquilo. Pues ¿no son acaso los sentimientos de las y los que se encuentran con el resucitado? (Mt 28,8) Dios es fiel hasta el extremo, y su visita hacia mi, y eso me llena de Alegría».


Datos del evento 

Santa Clara, una luz en la vocación

Santiago del Estero. Una tarde diferente para los jóvenes

Profesión solemne de Fray Gastón Domínguez Carrascosa