“Sacar lo nuevo y lo viejo del tesoro de nuestra casa”

Primera visita post pandemia a las Fraternidades del NOA

Actualidad

Crónica Fray Sebastián Robledo ofm. y Fray Gerardo Vogel ofm.

En el marco de la animación provincial por zonas, después de casi dos años de pandemia, con sus consecuentes restricciones y confinamiento, llegado el tiempo de reapertura de los viajes, habiéndonos convocado en San Antonio de Arredondo, Córdoba, para el retiro espiritual provincial y el definitorio provincial, decidimos realizar nuestra primera visita a las fraternidades de la región N.O.A. que nos toca acompañar/animar durante este trienio.

Dada la particularidad de este tiempo, pero especialmente la particularidad de nuestra forma de vida, decidimos proponer a los hermanos de las fraternidades del N.O.A. aprovechar esta primera instancia de encuentro, por cierto, muy breve, para compartir la vida, la oración, la mesa, la misa. Disfrutar nuevamente de la presencia de los hermanos.

“Y donde quiera que estén y se encuentren unos con otros los hermanos, condúzcanse mutuamente con familiaridad entre sí. Y exponga confiadamente el uno al otro su necesidad, porque si la madre nutre y quiere a su hijo carnal ¿Cuánto más amorosamente debe cada uno querer y nutrir a su hermano espiritual?” (Rb VI, 7-8).

 

Fraternidad de La Rioja

Fr. Leandro Aquino, Fr. Jorge Lezcano, Fr. Domingo Almada.

El sábado 23 de octubre, después del mediodía, alrededor de las 15hs. arribamos a la fraternidad de La Rioja. Nos recibió con alegría y afecto fraterno el guardián, fray Leandro Aquino. La cálida siesta riojana, nos presentó un silencioso patio conventual embellecido por el trino de los pájaros que hacen del olivo y los mangos su morada, y fray Leandro nos ofreció las habitaciones para descansar.

Después de un reparador descanso tuvimos una hermosa tarde de mateada con fray Leandro y fray Jorge compartiendo experiencias, anécdotas, deseos, proyectos, algunos logros, algunas frustraciones…

Por la noche nos reunimos en torno a la mesa y el diálogo volvió surgir muy amigablemente, entre risas y reflexiones, recordamos a muchos hermanos y compañeros de camino, entre ellos con especial afecto a fray Eduardo Lascano y fray Luis Herrera. El compartir se extendió hasta iniciada la madrugada recordando las experiencias vividas por Leandro y Jorge en Tierra Santa.

El domingo por la mañana los hermanos de la fraternidad fueron a celebrar misa en diferentes lugares y al mediodía nos invitaron a una salida fraterna en la que juntos disfrutamos de la belleza y los manjares de La Rioja, mientras seguimos compartiendo los diversos servicios, pastoreo, evangelización, que los hermanos llevan adelante en el amplio territorio que tiene allí la parroquia San Francisco Solano.

Por la tarde celebramos la eucaristía en la sede parroquial y al reencontrarnos hicimos entrega a los hermanos del Manual guardianes y una copia para cada uno del nuevo Proyecto Provincial. Para coronar la noche cenamos en el patio del convento empanadas y vino riojano.

El lunes 25 por la mañana iniciamos el día rezando laudes en el oratorio de la fraternidad, y nos despedimos rumbo a Catamarca. Los hermanos nos obsequiaron aceite de oliva y vinos riojanos en abundancia.

 

Fraternidad de Catamarca

Fr. Eligio Bazán, Fr. Raúl Piazza, Fr. Pablo Reartes.

Llegamos a San Fernando del Valle de Catamarca el lunes alrededor de medio día. fray Eligio nos esperó en el portón con su calidez habitual, adentro nos encontramos con fray Pablo, a quien felicitamos por su nuevo libro y le agradecimos que nos lo haya enviado de regalo, y con fray Raúl quienes nos dieron una alegre bienvenida, de la cual participaron también Etoual, Godo, y los gatos.

Enseguida fuimos a almorzar al comedor, no sin antes visitar la celda y el museo de nuestro Beato Fray Mamerto Esquiú.

Por la tarde nos encontramos en la cafetería con fray Eligio que nos invitó a conocer el nuevo altar de Esquiú, en el lugar donde estuvo en su momento el corazón del Beato.

Al regresar se nos sumaron Raúl, que estaba trabajando en el jardín, y Pablo que estaba en plenos preparativos para salir de viaje rumbo a Ciudad Evita, Buenos Aires, para realizar un bautismo y visitar viejos amigos. Los cinco, mientras tomábamos mate y comíamos alfajores carlospacenses, nos entretuvimos comentando y revisando la nueva edición del Proyecto Provincial, que les entregamos de parte del Ministro Provincial junto con el Manual de Guardianes.

Fray Eligio nos ayudó a ponerle nombre a los rostros que aparecen en las fotos del proyecto: el Ruso, Fuenzalida, Gutiérrez, el hermano Palacios, entre otros, fueron descubiertos por su ojo sagaz y su memoria prodigiosa. Durante la tarde recordamos especialmente a fray Juan Carlos Larcher, quien falleció en esta fraternidad en febrero de este año.

Aprovechando que estábamos todos, antes de que fray Pablo viajara, les compartimos a los hermanos el motivo de nuestra visita y el deseo de iniciar un camino de trabajo juntos hacia el próximo capítulo provincial.

Despedimos a fray Pablo, fray Raúl lo llevó y mientras tanto preparamos todo para celebrar la eucaristía y vísperas en el nuevo altar del Beato Fray Mamerto Esquiú. Aprovechamos para tomarnos un tiempo de oración en silencio allí hasta que llegó fray Raúl y comenzamos la celebración.

Saliendo de la Eucaristía, buena noticia tras buena noticia, recibimos la invitación de los hermanos para salir a cenar juntos. Dialogamos sobre algunas cuestiones provinciales, como por ejemplo la CMFB y CS, y mientras disfrutábamos de unos excelentes lomitos completos, fuimos haciendo memoria agradecida de muchos hermanos y mucha vida compartida. Para cerrar el día en los más altos niveles de gozo fraterno (y de glucosa) fray Raúl nos propuso tomar un riquísimo helado artesanal.

El martes, después de la oración fraterna, seguimos compartiendo sobre varios temas. Después de almorzar, fuimos con fray Raúl a visitar “El Tala”, allí mientras disfrutábamos de la belleza natural del lugar, compartimos también acerca de todo el trabajo hecho y por hacer en esa casa de retiros y en esas tierras catamarqueñas.

Regresando de “El Tala” nos despedimos de los hermanos, agradeciendo sinceramente su generosidad y acogida, para partir rumbo a Santiago del Estero.

 

 

Fraternidad de Santiago del Estero

Fr. Antonio Mancuello, Fr. Marcos Porta, Fr. Carlos Galván.

El martes 26, cerca de las 21 hs., después de un viaje complicado por los incendios forestales que provocaron cortes en la ruta, arribamos a la fraternidad de Santiago del Estero. Nos recibió con alegría y empanadas fray Carlos Galván y un ratito más tarde se sumó a la cena fray Marcos Porta que regresaba de algunas actividades en la parroquia.

A la mañana del miércoles nos encontramos con fray Antonio Mancuello y mateamos temprano. A las 10:30hs. iniciamos un lindo encuentro de diálogo fraterno, donde compartimos los motivos de la visita y en un ambiente de mucha confianza se fue dando un rico compartir sobre nuestras necesidades, búsquedas, inquietudes. También recordamos con gratitud a fray Mario Fuenzalida y fray Eduardo Lascano.

Por la tarde, con el calor santiagueño pisando los 40° C, fuimos al cementerio parque “El Descanso” donde rezamos juntos por los hermanos de la OFM y de la OFS que descansan allí.

A las 20 celebramos la misa en la parroquia San Francisco Solano y fray Carlos la embelleció con su canto.

La noche nos encontró en torno a la mesa con fray Marcos y fray Carlos y entre extensas charlas y distendida cena, fue naciendo de las manos y la “maternidad” de fray Carlos un exquisito baklaba que coronó las anécdotas y recuerdos con su dulzura.

El miércoles 27 por la mañana el convento se perfumó desde temprano y a mediodía a los aromas se sumaron los sabores del pan casero y de una exquisita bondiola de cerdo a la parrilla que compartimos fraternalmente mientras recordamos anécdotas, hermanos, trabajos, caminos recorridos y agradecimos a Dios tanto bien recibido.

Por la tarde, alrededor de las 16hs. nos despedimos de los hermanos que nos aviaron de manjares para el viaje.

Agradecemos sincera y profundamente a los hermanos de las fraternidades del N.O.A. por su fraterna acogida y por todo el servicio que prestan, en sus fraternidades, en sus comunidades, en nuestra Provincia Franciscana, en la Iglesia. Recorriendo los caminos del N.O.A. hemos rogado a nuestra Madre del Valle, a nuestro hermano Beato Mamerto Esquiú, a San Francisco Solano y al Niño Alcalde para que intercedan por todos los frailes que siguen sus pasos transitando esas tierras. Que el Señor nos conceda la gracia de seguirlo y servirlo con fidelidad y en fraternidad.

 

 

Primer encuentro presencial de la Comisión JPIC Brasil y Cono Sur en San Antonio de Arredondo

Convocatoria a la gran marcha franciscana, una peregrinación por la naturaleza

Misión Franciscana Nauoxo 2022 en el CEFs Cacique Pelayo de Chaco