Fue inaugurado por Fray Narváez. La rica colección que atesora el Museo Arqueológico Calchaquí, es considerada como una de las más importantes del país. El interés reside en la exquisitez de las piezas que pertenecieron a las distintas culturas que poblaron nuestro territorio, las que alcanzaron una notable técnica alfarera, metalúrgica, lítica, etc. demostrando una profunda sensibilidad creadora en nuestros antepasados. Además se exponen objetos del período histórico y dentro de ellos, apreciables imágenes religiosas.

ETAPA PRECERÁMICA: sus testimonios corresponden al 8.000 a.C., cuando los diversos grupos vivían en constante nomadismo, dependiendo de la caza con complemento de la recolección de frutos y raíces. Los objetos pertenecientes a ésta época son las puntas de los proyectiles que evidencia una actividad cazadora.

EPOCA AGROALFARERA: comprende varios períodos, entre ellos el Temprano, que abarca desde el 600 a.C. al 650 d.C. En esta época surge la domesticación de plantas y animales, se originan las primeras aldeas debido a las primeras concentraciones humanas, y hace su aparición la cerámica. Las culturas más sobresalientes son CONDORHUASI, CIENAGA, ALAMITO, CANDELARIA, entre otras.

PERIODO TEMPRANO

CULTURA CONDORHUASI:
Ubicada en el Departamento Belén hace unos 2.300 años, esa cultura dominó la domesticación de plantas y animales, siendo además excelentes alfareros. Se reconocen dos fases: la más antigua es la “Río Diablo”, con una cerámica gris con decoración geométrica de rombos y puntos combinados con formas naturalistas de frutos, en la que sobresale la representación del zapallo. Luego surge Condorhuasi Clásico o Tricolor, en cuya cerámica se representan formas de tipo humana con pinturas corporales en color crema o negro sobre fondo rojo. En algunos casos, la figura femenina posee sus manos en el vientre simbolizando la fertilidad. Sobresale en esta cultura la confección de máscaras en piedra de tipo ritual, en las que se aprecia la presencia de cejas prominentes trabajadas en relieve, orificios que atraviesan las piezas formando ojos y boca.

CULTURA CIÉNAGA:
Ubicada en el departamento Belén, se desarrolló alrededor del 300 d.C. siendo también un pueblo agricultor y alfarero. Tuvieron un gran dominio de la metalurgia elaborando una gran cantidad de elementos tales como pulseras, pendientes y colgantes, etc. Su alfarería la conforman urnas, pucos, vasos y jarras con motivos geométricos escalonados similares a los dibujados en telar, en otros casos, animales como llamas, monos, además de figuras humanas a través de guerreros en actitud danzante. Llama la atención una figura como la cruz, que estuvo siempre presente en las distintas culturas precolombinas.

 

PERIODO MEDIO

CULTURA AGUADA:
Se ubica entre los años 600 al 900 d.C. en su mayor esplendor. Tuvo una amplia área de dispersión tales como la zona de Belén, Ambato y provincias de La Rioja y San Juan, entre otras. Esta asombrosa cultura deslumbró por su excelente producción alfarera, en la que plasmaron sus costumbres a través de un gran desarrollo en su alfarería, la que varió según el lugar en que se establecieron. Sus confecciones son vasijas negras, grises, rojas o amarillas pintadas. La figura más interesante es el felino, expresado como un culto a la fuerza de la naturaleza.

También alcanzó un gran desarrollo técnico en la elaboración de escultura tales como fuentes en piedra con representaciones de animales, vasos llamados “kero” con claros motivos humanos siendo el guerrero un denominador común. Resultan interesantes las imágenes fantásticas en sus piezas negras pulidas, donde se observa la combinación entre el hombre y la presencia de la resaltada figura del felino. También se aprecia el gran desarrollo con técnica en negativo de la figura irreal del felino de un solo cuerpo, del cual afloran varias cabezas del mismo animal. Estas imágenes representan una elaboración probablemente vinculado al consumo de algunas drogas, como el caso del “cebil”. Existen además guerreros portando flechas y cabezas trofeos. Todo ello demuestra una especialización de tipo artesanal. También son notables las figuras humanas modeladas en arcilla con ojos oblicuos y peinados complejos, objetos de posible uso ritual. Se destacan también las pipas que en muchos casos representan también al felino.

PERIODO TARDIO

CULTURA SANTAMARIA:
Esta cultura tuvo su desarrollo en el departamento del mismo nombre, y se destacó por la confección de urnas funerarias para niños, mostrando una variedad de motivos geométricos escalonados, círculos, cruces, además de figuras naturales como la serpiente y suris. Todas estas representaciones multicolores llenan la totalidad de la pieza, como si hubiera un verdadero “terror al vacio”. La mayoría de las urnas tienen formas humanas, sobresaliendo ojos, brazos, manos, a veces en relieve o en otros casos pintados. Esta cultura que incidió en el valle del Yokavil alrededor del 950 d.C. tuvo otras modalidades conocidas como estilo Famabalasto y Yokavil, las cuales muestran diversos motivos tanto geométricos como zoomorfos en la parte interna de los llamados “pucos”.

CULTURA BELÉN:
Se desarrolló alrededor del 950 d.C. siendo excelentes agricultores y alfareros. Lo más representativos son sus urnas para niños. Estas se dividen en base, cuerpo y cuello, destacándose la pintura negro sobre fondo rojo con motivos geométricos romboidales o líneas escalonadas. También se encuentran figuras de animales tales como batracios, quirquinchos en relieve y un animal que posiblemente estuvo vinculado al temor y la muerte, como lo fue la víbora. La cultura Belén, como las mayorías del Tardío, tuvo contacto con el Imperio Incaico. Estas culturas se las conoce como grupo diaguita-calchaquí, son aquellas que resistieron la presencia española.

SALA DE HISTORIA COLONIAL

Este museo además cuenta con una sala destinada a exhibir objetos del Período Histórico. Entre muchos objetos sobresale un conjunto de estribos labrados en madera, una serie de espuelas, moldes para confeccionar velas y un sin número de elementos de uso cotidiano. Cuenta además con una sección oploteca, allí se exhiben una variedad de armas de fuego como fusiles que pertenecieron al s. XIX y s. XX. Entre otros objetos se expone un dintel tallado en madera donde se observa la fecha “1699”. También se representa un sable que perteneció al ex gobernador de Catamarca, Coronel Silvano Daza. Se destaca en esta sala un carruaje que perteneciera al ex gobernador Mardoqueo Molina, y que luego fuese utilizada como vehículo de transporte entre 1854 y 1889.

SALA IMÁGENES RELIGIOSAS

Aquí se expone una interesante colección de imágenes religiosas, algunas de ellas muy antiguas, entre las que se destacan, una serie de cuadros de la “escuela cuzqueña”. Además se expone una figura de “Jesús vestido” Una de las imágenes más llamativas es la talla en madera de Jesús llamado “Hecce Homo”, de un extraordinario realismo.

Museo Arqueológico Calchaquí

Sarmiento 450. - Teléfono: 0833-437413 - San Fernando del Valle de Catamarca. ARGENTINA.