Los Vicepostuladores de la Causa de Fray Mamerto Esquiú.

publicado en: Sin categoría | 0

Catamarca, julio de 2018. Se llama postulador al conocedor de la teología, el derecho canónico, la historia, y de la praxis de la Congregación para las Causas de los Santos, que representa o actúa en nombre de los actores que promueven una causa de canonización.
Es tarea del postulador, sin apropiarse de las competencias del tribunal, ocuparse de que el proceso diocesano se instruya bien y presentar pruebas sobre la fama de santidad, y de que esta se extienda mediante las estampas para la devoción privada, boletines, etc.
El postulador puede nombrar a un vicepostulador, quien hará entrega de los documentos que interesen a la Causa y se preocupe de que se realice con antelación el interrogatorio de los testigos que, por enfermedad o vejez, quizá no podrán acudir al tribunal en su momento; lleva al día la lista de testigos que podrán ser interrogados; revisa las actas procesales para solicitar, si lo ve necesario, que se completen las pruebas con nuevos testigos o documentos. Instrucción Sanctorum Mater” (17-V-2007); Normas sobre la administración de los bienes de las Causas de Beatificación y Canonización, 4-III-2016).Como vemos, la tarea de un vicepostulador resulta fundamental para lograr el éxito en un proceso judicial tan minucioso y riguroso como lo es una causa de canonización.

El proceso de Esquiú
En un Congreso de la Tercera Orden Franciscana, realizado en Buenos Aires en 1921, se realizó un pedido para el inicio de la causa de beatificación. En 1923, el Obispo de Tucumán y Delegado Apostólico en Catamarca, instituyó la investigación diocesana y la presentó a la Santa Sede, pero fue invalidada canónicamente porque esa no era la sede en la que debía instaurarse.
Dos años después, el Postulador General de la Orden, en Roma, suscribe los artículos para el proceso ordinario y en 1926 comienza el tratamiento del caso en la Arquidiócesis de Córdoba. En aquel año se nombra como vicepostulador a fray Luis Córdoba quien nació en el departamento Ancasti y falleció en el convento franciscano de Catamarca el 28 de diciembre de 1966, a los 89 años de edad y 66 de sacerdote.
Luego de años de trabajo del Padre Córdoba, en 1930 se dio inicio oficial del “proceso ordinario”, el que duró hasta 1945 y que fue estudiado por dos censores teólogos designados por la Congregación de Ritos. Uno de ellos da una opinión desfavorable y en 1953 la causa es archivada. Pero el embajador argentino ante la Santa Sede, Manuel Rio, hace un recurso ante el Papa Pio XII, el cual es concedido.
El 16 de octubre de 1963 se inicia en Córdoba “el proceso supletorio” el que se concluye el 28 de noviembre de 1964 y fue enviado a Roma y felizmente aprobado. En los años siguientes se van superando obstáculos y cumpliendo con los numerosos requerimientos hasta llegar al 13 de abril de 1979, día en el que se expide el decreto de “Introducción de la Causa” en la Sede Apostólica. Estos logros se deben en gran medida al rápido y correcto accionar del vicepostulador Fray Berardo Antonio Martínez, quien nació el 18 de diciembre de 1915 en Capital Federal y falleció en Tarija el 9 de agosto de 1981, con 40 años de sacerdocio. Durante 28 años fue el encargado de la causa Esquiú.

Los escritos de Esquiú
Debemos recordar aquí el inmenso y valioso trabajo realizado por Fray Luis Cano, quien tuvo la tarea de revisar la documentación de Esquiú que se encontraba en Roma. Luis Cano encuentra los escritos originales del Padre Esquiú en los archivos de la Postulación General de la Orden, haciendo un oneroso gasto los hace mecanografiar y en 1986, envía las fotocopias de los mismos al convento franciscano de Buenos Aires.
Seguramente pocos saben que los escritos originales de Fray M. Esquiú, inexplicablemente, desaparecieron en Roma siendo infructuosas las gestiones realizadas por los distintos Vicepostuladores para recuperarlos. Hasta el momento no fueron hallados.
Con esos documentos Fray Luis Cano prepara el material para confeccionar la “disquisitio histórica” la que debía entregarse a la Congregación de Ritos. Colaboraron en esta labor una comisión formada por el Lic. Armando Raúl Bazán y el Lic. Néstor Auzá, la que concluye su trabajo en 1987.

Nuevos tiempos, nuevas leyes
En 1983 aparece el nuevo Código de Derecho Canónico, las nuevas Normas de la Congregación de las Causas de los Santos y el Decreto General con todas las nuevas leyes, recomendaciones y disposiciones sobre el proceder y la actualidad de las causas en curso. Al haber cambiado el procedimiento, la Causa Esquiú debió actualizarse, lo que generó grandes contratiempos y demoras.
En este momento eran Vicepostuladores los frailes Adriano Rincón, Carlos de la Fuente y Mario Fuenzalida, quienes con mucho trabajo lograron solucionar nuevas problemáticas y cumplir con los requerimientos exigidos por la nueva legislación canónica.
Fray Adriano Rincón nació el 7 de mayo de 1914 en La Cruz, Calamuchita, provincia de Córdoba y falleció en el convento franciscano de Santa Fe el 14 de diciembre de 2012, con 72 años de sacerdote. Fray Carlos de la Fuente nació en Capital Federal el 12 de mayo de 1917 y murió en la ciudad de Mendoza el 12 de septiembre de 2002, con 56 años de sacerdocio. Fray Mario Fuenzalida nació en el departamento Santa María el 13 de mayo de 1940 y vive actualmente en el convento franciscano de Santiago del Estero, tiene 78 años de sacerdote.
Fray Héctor Jorge Martínez nació en Lanús, provincia de Buenos Aires el 27 de diciembre de 1934 y falleció en Tucumán el 15 de agosto de 2015, con 55 años de sacerdocio. En 1993 Fray Jorge Martínez es designado vicepostulador de la Causa, debiendo realizar “una sanación jurídica” a todo lo actuado hasta entonces, logrando de la Santa Sede un decreto de validez para poder continuar con el proceso de canonización. Pero para ello se debía detectar todo lo nuevo que hubiera aparecido sobre Esquiú desde 1978 hasta 1993, la cual era abundante la documentación inédita. Entonces se designó una Comisión de Peritos que, con sede en la ciudad de Córdoba, se abocó a esta tarea concluyendo su trabajo en el año 2000. El 1 de marzo de 2002 la Congregación de los Santos emite un nuevo decreto de validez donde convalida todo lo actuado hasta esa fecha.

Años felices
El 7 de junio de 2002 la Congregación de los Santos designa a Mons. José Luis Gutiérrez como Relator de la Causa y responsable de presentar la Positio sobre la “heroicidad de las virtudes” en Esquiú. El 16 de noviembre de 2004 se dio la aprobación y la opinión favorable de los “consultores históricos”; el 3 de febrero de 2006 la aprobación y la opinión favorable de la “Comisión de Obispos y Cardenales y el 16 de diciembre de 2006 el decreto de la “heroicidad de las virtudes”, aprobado por Benedicto XVI, pasando Esquiú a ser Venerable. El actual vicepostulador de la Causa Esquiú es salteño, Fray Marcelo Enrique Méndez.

Prof. Mario Vera.