La Universidad Nacional de Catamarca investiga sobre la madera usada en el convento San Francisco.

publicado en: Sin categoría | 0

CATAMARCA. En el marco de la Semana de Puertas Abiertas 2017 de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Catamarca (UNCA) (FACEN), el profesor Juan Barros, jefe de Trabajos Prácticos de la cátedra de Ecología General del Profesorado en Biología de esa unidad académica, brindó la charla de divulgación “Análisis de la madera utilizada en la construcción del antiguo Convento Franciscano de 1683, Catamarca-Argentina”.

El investigador explicó que el análisis “se centró en la parte vieja del convento de San Francisco (ubicado en la esquina de Rivadavia y Esquiú), porque es allí donde estudió Fray Mamerto Esquiú, hoy beato y cerca de su canonización, o sea que forma una parte muy importante de la historia de Catamarca”. El sector en estudio está comprendido entre la Iglesia y el Colegio Quintana y la investigación tuvo su inicio en junio de este año, detalló.

Barros señaló que “es importante saber con qué material se ha construido el convento para que, en el caso de futuras modificaciones, estas puedan hacerse con la misma madera para conservar la arquitectura original y nuestro patrimonio cultural”.

A su vez, el docente comentó que el trabajo es realizado en coordinación con la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Nacional de Santiago del Estero, donde llevó a cabo un adiestramiento en el tema de identificación de la madera. “Allí surgió el interés porque ya habían realizado el análisis de madera en construcciones de iglesias jesuitas en Córdoba”, explicó.

“Se tomaron pequeñas muestras de vigas, puertas y ventanas, de aproximadamente 2 centímetros, en piezas que estaban desastilladas, ya que no se tocó nada que estuviera intacto. Primero se realizó una observación macroscópica, luego microscópica y a través de clave dicotómica, se puede llegar a saber qué árbol se utilizó para realizar esa pieza, si se utilizaron árboles de la zona o si a ese recurso se lo extrajo de otro lugar como la selva misionera o Europa”, precisó.

Asimismo, el jefe de la cátedra indicó que “el Convento de San Francisco data de 1683 o sea que estamos haciendo el análisis de madera de más de 300 años” y “cada planta tiene una estructura característica por lo que el análisis nos va a llevar a identificar el árbol empleado en puertas, ventanas y vigas”.

El investigador dio a conocer que el estudio está en proceso de desarrollo y concluirá a fines de este año. “El análisis macroscópico sólo da una orientación, y podría ser lapacho negro, una madera muy resistente, vemos que puertas y ventanas siguen intactas, pero resta el estudio microscópico”, concluyó.

Fuente: UNCA (Universidad Nacional de Catamarca)