Grupo Solidario el Buen Samaritano.

publicado en: Sin categoría | 0

Ciudad Autónoma de Buenos Aires: (Junio 2018) El Buen Samaritano es un grupo solidario que atiende a personas en diversas situaciones de pobreza y marginalidad, especialmente a los hermanos que están viviendo en la calle alrededor del convento de Alsina y Defensa en la Ciudad de Buenos Aires. Este grupo nació en el año 2014 por iniciativa de algunos hermanos de esa fraternidad quienes comenzaron a llevar comida a los hermanos que estaban viviendo en la misma cuadra del convento. La necesidad apremiante hizo que los frailes se dieron cuenta que no alcanzaba con llevar sólo lo que quedaba de la comida de la fraternidad, sino que era necesario comenzar a cocinar regularmente para ellos, para lo cual se decidió armar un grupo solidario invitando a los laicos a ayudar como voluntarios. Se comenzó así, llevando comida caliente, ropa y frazadas a unas diez personas alrededor del convento. El número de personas asistidas fue creciendo y la cantidad de viandas también. Al principio la actividad se mantenía solo con el aporte solidario de la fraternidad y luego con la ayuda del economato provincial. Posteriormente se fueron sumando otras donaciones de hermanos que al enterarse de la actividad se solidarizaban y ayudaban con dinero, alimentos o ropa.
Al comienzo se salían tres días a la semana a repartir comida a la calle, pero a medida que el vínculo crecía la gente de la calle se fue acercando al convento y surgieron nuevas necesidades: se comenzaron a habilitar los baños de hospedería para que se bañen, luego se vio que también hacía falta una muda de ropa para que se puedan cambiar para lo cual se improvisó una ropería en un espacio ocioso de la casa, y por último se constató la necesidad de un merendero para aquellos que esperaban para bañarse o cambiarse o simplemente venían a ayudar a cocinar. El grupo solidario resultó así en un espacio de contención, con un clima de hogar, que hizo de una actividad solidaria un espacio de familia que ayudaba no solo a suplir necesidades materiales sino también y, sobre todo, la necesidad de afecto, cuidado, cariño. El grupo fue creciendo, se sumaron muchos voluntarios y el mismo se hizo cada vez más conocido. Se sumaron entonces algunas Fundaciones que querían colaborar. Como la Fundación LumenCor, Misión Central, el Gobierno de la Ciudad, y otras instituciones que fueron colaborando esporádicamente.
El grupo el Buen Samaritano estuvo coordinado desde el comienzo por los hermanos Diego Morea y Héctor Álvarez y con el tiempo otros hermanos fueron sumando su aporte, es el caso de Sebastián Robledo, Emilio Andrada, Pedro Villegas, Jorge Bender y Enid Gutiérrez. Actualmente el espacio está coordinado por Fray Diego Morea y acompañado desde la gestión de donaciones por parte de Fray Jorge Bender. Hacen su aporte ayudando y coordinando cada área los hermanos de la fraternidad de Padua: en cocina Fr. Luis Romero Rivas; en el merendero Fr. Gastón Domínguez y Fr. Damián Torrado; en ropería Fr. Rodrigo Tanquía; en baños Fr. Pablo Gonzales Pacheco acompañados por Fr. Héctor.
El Buen Samaritano es un gran espacio de encuentro y crecimiento para todos los frailes y laicos, donde el compartir se vuelve un espacio fecundo en el que se generan verdaderos vínculos fraternos y familiares. Hoy Dios bendice a este grupo, gracias al aporte de Misión Central, con baños y ropería nueva, y el posible mejoramiento de otros espacios para poder brindar cada vez un mejor servicio a los hermanos más pequeños y necesitados de nuestra sociedad.

Fray Héctor Álvarez