Entrega de la reliquia de Fray Mamerto Esquiú al Obispo de Catamarca.

publicado en: Sin categoría | 0

Córdoba, 3 de octubre 2018. En una ceremonia realizada el miércoles 3 de octubre, solemnidad del Tránsito de San Francisco de Asís para la Familia Franciscana, en la capilla del Arzobispado de Córdoba, el obispo diocesano de Catamarca, Mons. Luis Urbanc, recibió de manos del arzobispo de Córdoba, Mons. Carlos José Ñáñez, las reliquias de Fray Mamerto Esquiú, serán trasladadas solemnemente hacia San Fernando del Valle de Catamarca.
Participaron de este momento de gran significación, además, el arzobispo auxiliar de Córdoba, Mons. Pedro Torres; el vicario general de la Diócesis de Catamarca, Pbro. Julio Quiroga del Pino; el Pbro. Dante Simón, vicario Judicial de Córdoba; el guardián de la Orden Franciscana en Córdoba y delegado del ministro provincial, Fray Ariel Amato; el guardián del Convento franciscano de Catamarca, Fray Alejandro Verón; el senador nacional por Catamarca, Dalmacio Mera; el Sr. Rubén Martí y miembros de la Comisión Pro Beatificación del Padre Esquiú. Estuvieron presentes los frailes del Convento de Córdoba: Fray Alfredo Olveira, Fray Andrés Alarcón; Fray Jorge David Catalán; Fray Gabriel Talavera; Fray Arnol Aquino; el Sr. Rubén Martí, representante legal del Centro Educativo Franciscano, Padre Ramón de la Quintana.
Durante el acto, Fray Ariel Amato destacó las virtudes heroicas del Venerable Fray Mamerto Esquiú como cristiano, resaltando su aporte a la búsqueda de la unidad en aquel momento de la historia argentina y que hoy se ofrece como ejemplo para todos los argentinos. También se refirió a su labor como obispo de Córdoba y al estado de la causa de beatificación.
Después se rezó la oración pidiendo la beatificación de Fray Mamerto Esquiú, que dice:
“Padre bueno, de cuyo amor procede toda gracia, que diste a nuestro hermano franciscano Fray Mamerto Esquiú, tantos dones especiales y lo hiciste pastor de tu pueblo; por su vida de entrega en la predicación, doctrina, ejemplo y servicio a los más necesitados, te suplicamos que completes tu obra, glorificándolo con la corona de los santos. Por Jesucristo Nuestro Señor”.
Mons. Carlos Ñáñez expresó su agradecimiento al obispo de Catamarca y a los catamarqueños, al igual que a la Orden Franciscana, “por entregarnos a un hermano hijo de San Francisco tan insigne, como obispo de Córdoba”.
Inmediatamente procedió a la entrega de la urna con las reliquias, que depositó en las manos del obispo de Catamarca e hizo lo propio con el representante de la Orden Franciscana de Córdoba.
Mons. Luis Urbanc agradeció el gesto de poder tener las reliquias de Fray Mamerto y destacó “la importancia de poder tenerlas en Catamarca, su suelo natal, sobre todo en este camino hacia la beatificación, que va a incentivar a acrecentar la devoción y a encomendarse a Fray Mamerto Esquiú”.
Con este acontecimiento, la Iglesia Diocesana de Catamarca encomienda renovar nuestra oración por la beatificación del Venerable fraile catamarqueño y que sea para nosotros un permanente modelo de virtud y vida cristiana.