El Colegio San Francisco de La Rioja, cumplirá 400 años.

publicado en: Sin categoría | 0

La Rioja (Argentina): El próximo 4 de octubre de 2018, el Colegio San Francisco de La Rioja, cumplirá sus 400 años de existencia. 

1- INTRODUCCIÓN
En el marco de los festejos de los 400 años de existencia del Colegio San Francisco de Asís, surge la iniciativa de parte de alumnos y docentes del nivel secundario de proponer como un proyecto institucional plantar cuatrocientos árboles, en conmemoración de tan larga trayectoria. Un árbol por cada año de existencia de la institución. Como una muestra de afecto y pertenecía al colegio, y valorando al Guía Tutelar San Francisco de Asís, en su Amor a la Naturaleza como Creación Divina.
2- FUNDAMENTACIÓN
Alabado seas Señor por todas tus criaturas, Y en especial por el querido hermano sol, que alumbra y abre el día, y es bello en su esplendor y lleva por los cielos noticias de su Autor.

San Francisco llamaba a los animales, al fuego, y al agua, hermanos y hermanas, pues todas las criaturas provienen de la misma fuente y, por tanto, en cierto sentido, todos son miembros de una familia.
Esta visión de una creación comunitaria fue capturada poéticamente en su llamado “Cántico del Hermano Sol” escrito en el verano de 1226. El coro de alabanza al Creador es el primer poema escrito en italiano y fue considerado por Dante como una de las más grandes obras de la literatura italiana.
Fue proclamado como patrono de la ecología por Juan Pablo II el día 29 de noviembre de 1979:
“Entre los santos y los hombres ilustres que han tenido un singular culto por la naturaleza, como magnífico don hecho por Dios a la humanidad, se incluye justamente a San Francisco de Asís. El, en efecto, tuvo en gran aprecio todas las obras del Creador y, con inspiración casi sobrenatural, compuso aquel bellísimo “Cántico de las Criaturas”, a través de las cuales, especialmente del hermano sol, la hermana luna y las estrellas, rindió al omnipotente y buen Señor la debida alabanza, gloria, honor y toda bendición”. (Dado en Roma, junto a San Pedro, bajo el anillo del Pescador, el día 29 de noviembre del año del Señor 1979, II de nuestro pontificado).
El patrono de la ecología, nació en Asís (Italia), el 4 de octubre en el año 1182. Hijo del comerciante Pedro Bernardone y de Pica, pertenecía a una noble familia de la Provenza. Renunció a los bienes paternos y se entregó de lleno a Dios. Abrazó la pobreza y vivió una vida evangélica, predicando a todos el amor de Dios. Conocido también como el Pobre de Asís por su matrimonio con la Pobreza y su amor a toda la naturaleza.
2.1- La importancia de plantar árboles:
Los árboles son las plantas más asombrosas del mundo. Cada uno de ellos con el tiempo se convierte en un ecosistema en sí mismo, permitiendo que las semillas de muchos otros seres vegetales germinen entre los huecos de su tronco y ramas, y proporcionándoles la sombra y la humedad que tanto necesitan.
Son una fuente importante de vida, no sólo para los bosques, sino también para el resto de seres vivos que habitamos este planeta, pero ¿por qué? ¿Cuál es la importancia de plantar árboles?
En el mundo se calcula que hay unos 3 billones de árboles. Pueden parecer muchos, pero tenemos que tener en cuenta que cada ser humano necesita el oxígeno que liberan 4 ejemplares. Actualmente hay unos 7 millones de personas en el globo terráqueo, y muchas de ellas se dedican a deforestar, pudiendo poner en riesgo a todos los que vivimos aquí, ya que se talan 15,3 mil millones de árboles al año.
Hay quien va a un bosque y sólo ve leña para el fuego, pero estas plantas son mucho más que madera. Con sus raíces, fijan el suelo impidiendo que se erosione; los frutos de muchos de ellos son comestibles, tanto para nosotros como para las aves y otros animales, y gracias al vapor de agua que liberan sus hojas mantienen una temperatura estable. A todas estas asombrosas cualidades tenemos que añadir otra que también es muy importante: el almacenamiento del carbono. Debido a todo ello, los efectos del calentamiento global pueden ser contrarrestados.
Los árboles embellecen el paisaje, pero también nuestra propia vida. Si un tercio de la Tierra estuviera cubierto de bosques, lo más seguro es que los problemas disminuirían, o incluso puede que llegasen a desaparecer. Por esta razón es importante que cada humano plante a lo largo de su vida cuatro árboles, para beneficiar y tener un medio ambiente sano.
El medio ambiente es el hogar donde todos vivimos, el planeta entero donde gozamos de los bienes naturales. De donde se extrae los alimentos, tanto de la tierra como del mar y ríos.
El saludable medioambiente sirve, para preservar el bienestar, tanto de los seres humanos como la de los animales y las plantas.
Como hacemos esto, no contaminando el aire, ríos, con desechos tóxicos que emiten las industrias y no talando los árboles ya que son el pulmón del planeta, ellos en gran parte ingieren tales desechos del aire, y son esenciales para mantenerlo puro.
Los bosques garantizan evitar las grandes inundaciones y reducen el recalentamiento global y posibilitan tener ríos limpios para comer alimentos sanos, ingerir agua libre de plomo, vegetales sanos, y evitar las muchísimas enfermedades que trae la contaminación ambiental.
2.2 Importancia de plantar plantas en los niños y jóvenes:
Muchas veces miramos las plantas y por ser estáticas se puede pensar que carecen de vida, en ese caso, importante es conocer que las plantas además de seres vivos, cumplen una función importante en la vida de los animales y del ser humano, tanto para respirar como para alimentarse. A medida que los niños y jóvenes reconozcan la importancia de las plantas para la vida y se identifiquen como una parte más de los seres vivos, podrán ir comprendiendo la necesidad de cuidarlas y preservarlas.
El conocimiento práctico de la vida de las plantas y su importancia es muy útil para los niños y jóvenes porque de ese modo desde tempranas edades aprenden a cuidarlas y al sembrar algunos árboles más para el ambiente, colaboran a que nos provean al aire el oxígeno que finalmente respiramos.

3- OBJETIVOS:
3.1- Objetivo General:
Que los alumnos del CEF “San Francisco de Asís”, de la provincia de la Rioja planten 400 árboles en conmemoración de los cuatrocientos años de la fundación de la institución.
3.2- Objetivo secundario:
Concientizar a la comunidad educativa sobre el bien que se puede generar la plantación de árboles, mediante la práctica y desarrollo de un proyecto que permita integrar a la comunidad con un solo fin la sustentabilidad de nuestro medio ambiente.
3.4- Objetivos Específicos
Por lo anterior, mediante la realización teórica y práctica del proyecto “Plantemos 400 Árboles” se espera conseguir, entre otros, los siguientes objetivos:
1.- Que los alumnos sean capaces de reconocerse como parte de un entorno biológico, donde asumen compromisos firmes y solidarios.
2.- Hacer un espacio de armoniosa convivencia del ser humano con las plantas, es decir, donde la totalidad de los seres vivos sean complementarios en sus funciones.
3.- Reforzar los valores de responsabilidad, solidaridad y compañerismo en los alumnos.
4.- Plantar 400 árboles de variedades adaptadas o adaptables a la región en la que vivimos.
5.- Lograr que cada alumno se responsabilice del cuidado y crecimiento de un árbol, sin que ello implique competencia, sino colaboración y solidaridad.
6.- Hacer de la reforestación una práctica cotidiana dentro del quehacer escolar, empleando los aspectos ecológicos como parte integrante de los contenidos curriculares.
7.- Que los alumnos reproduzcan esta actividad en sus hogares no como una tarea extra clase, sino como una forma de vida.
8.- Lograr involucrar a los padres de familia en acciones educativas de sus hijos, tanto en los aspectos curriculares como en los que aparentemente no forman parte de ello.
9.- Hacer sentir a los alumnos que son parte de un entorno físico, social y espiritual en el cual además de tener derechos, también tienen obligaciones que cumplir puntualmente.
10- PROMOVER LOS VALORES FRANCISCANOS EN UNA PLENA COSMOGONÍA CRISTIANA.
4- Acciones:
Todo proyecto viable tiene que sentarse sobre bases sólidas; es decir, con una metodología y acciones realistas que nos ayuden a arribar positivamente a los objetivos que nos planteamos.
Proyectos sin acciones concretas no son más que simples buenos deseos que no conducen a nada.
Práctica sin metodología, es anarquía.
Teoría sin práctica es inútil reflexión intelectual.
Así, lo ideal es la praxis (teoría y práctica conjugadas) con la que habrá de concluir este proyecto, a partir de las siguientes líneas generales de acción:
A).- Reflexión con los alumnos acerca de la importancia de llevar a cabo el “Proyecto Plantemos 400 Árboles”
B).- Compra y/o adquisición de 400 árboles.
C).- Plantación de 400 árboles mediante un trabajo que integre al colectivo educativo (profesores, maestros, directivos, personal de apoyo, alumnos, padres de familia y autoridades educativas y municipales).
D).- Cuidado de los árboles plantados para que se constituya en una acción permanente.
E).- Retroalimentación para su mejoramiento y consolidación en posteriores ciclos escolares.
F) Registrar todo a través de medios fílmicos y digitales, así como invitar a los medios de difusión, dejando el Testimonio para las futuras generaciones, y como parte de la Memoria Institucional.
5- Conclusión:
Con base en lo proyectado podemos concluir:
1.- Las acciones sólo podrán llegar a buen puerto en relación con los objetivos planteados en la medida en la que cada una de las personas involucradas asuman el rol que les corresponde.
2.- El Proyecto será de utilidad para el CEF reforzando los valores de convivencia social.
3.- La naturaleza, su cuidado y transformación, es un complemento necesario de la educación formal de nuestros alumnos, y parte fundamental en los valores franciscanos.
4.- Toda acción llevada de manera organizada permite cumplir con los objetivos planteados.
5.- El uso de los medios en la educación permite realizar tareas de seguimiento y evaluación del Proyecto.
6.- El registro y la realización de un video es un mecanismo apropiado para conservar evidencias de los avances en prácticamente todas las áreas de la educación, y que sin ellas generalmente nos pasan desapercibidas.
7.- Los medios, antes que ser enemigos de la educación, los podemos emplear como aliados en el proceso de aprendizaje.
8.- Las actividades físicas deben formar parte del crecimiento intelectual y espiritual de nuestros alumnos, ya que todas las acciones del ser humano son complementarias.
9.- Debemos usar las herramientas a nuestro alcance para lograr una mejor adaptación del ser humano con su entorno físico y social, ya que como lo expresaba Umberto Eco: “El universo de los medios, reconozcámoslo o no, es nuestro universo.”