Angelus del Papa Francisco 22/3

publicado en: Sin categoría | 0

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

En el corazón de la liturgia de este cuarto domingo de Cuaresma está el tema de la luz . El Evangelio (cf. Jn 9, 1-41) cuenta el episodio del hombre ciego de nacimiento, a quien Jesús le da la vista. Esta señal milagrosa es la confirmación de la afirmación de Jesús que dice de sí mismo: “Yo soy la luz del mundo” (v. 5), la luz que ilumina nuestra oscuridad. Así es Jesús: trabaja en dos niveles: uno físico y otro espiritual: el ciego primero recibe la vista de los ojos y luego es llevado a la fe.en el “Hijo del hombre” (v. 35), es decir, en Jesús. Es un camino completo. Hoy sería bueno que todos tomaran el Evangelio de Juan, capítulo noveno, y leyeran este pasaje: es tan hermoso y nos hará bien leerlo de nuevo, o dos veces. Las maravillas que hace Jesús no son gestos espectaculares, sino que tienen el propósito de conducir a la fe a través de un camino de transformación interna.

Los abogados, que estaban allí, un grupo, persisten en negarse a admitir el milagro y hacerle preguntas insidiosas al hombre sanado. Pero los desplaza con la fuerza de la realidad: “Una cosa sé: estaba ciego y ahora lo veo” (v. 25). Entre la desconfianza y la hostilidad de quienes lo rodean y lo cuestionan con incredulidad, hace un itinerario que lo lleva gradualmente a descubrir la identidad de Aquel que abrió los ojos y confiesa su fe en Él. Al principio lo considera un profeta ( ver v. 17); entonces lo reconoce como uno que viene de Dios (cf. v. 33); finalmente lo recibe como el Mesías y se postra ante él (cf. vv. 36-38). Entendió que al darle la vista Jesús “manifestó las obras de Dios” (cf. v. 3).

¡Que también tengamos esta experiencia! Con la luz de la fe, el ciego descubre su nueva identidad. Ahora es una “nueva criatura”, capaz de ver su vida y el mundo que lo rodea bajo una nueva luz, porque entró en comunión con Cristo, entró en otra dimensión. Ya no es un mendigo marginado por la comunidad; ya no es esclavo de la ceguera y los prejuicios. Su camino de iluminación es una metáfora del camino de liberación del pecado al que estamos llamados. El pecado es como un velo oscuro que cubre nuestra cara y nos impide vernos a nosotros mismos y al mundo con claridad; El perdón del Señor quita este manto de sombra y oscuridad y nos da nueva luz. Prestar que estamos viviendo es un tiempo oportuno y precioso para acercarnos al Señor, pidiéndole su misericordia.

El ciego sanado, que ahora ve tanto con los ojos del cuerpo como con los del alma, es la imagen de toda persona bautizada, que, inmersa en la gracia, ha sido arrancada de la oscuridad y puesta a la luz de la fe. Pero no es suficiente recibir  luz, es necesario volverse luz. Cada uno de nosotros está llamado a recibir la luz divina para manifestarla con toda nuestra vida. Los primeros cristianos, los teólogos de los primeros siglos, dijeron que la comunidad de cristianos, es decir, la Iglesia, es el “misterio de la luna”, porque dio luz pero no fue su propia luz, fue la luz que recibió de Cristo. Nosotros también debemos ser el “misterio de la luna”: dar la luz recibida del sol, que es Cristo, el Señor. San Pablo nos recuerda hoy: «Compórtate, pues, como hijos de la luz; ahora el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad “( Ef 5,8-9). La semilla de una nueva vida puesta en nosotros en el Bautismo es como la chispa de un fuego, que nos purifica en primer lugar, quema el mal que tenemos en nuestros corazones y nos permite brillar e iluminar. Con la luz de Jesús.

Que María Santísima nos ayude a imitar al ciego del Evangelio, para que podamos ser inundados con la luz de Cristo y caminar con él en el camino de la salvación.

Después del angelus

Queridos hermanos y hermanas :

En estos días de prueba, mientras la humanidad tiembla con la amenaza de la pandemia, me gustaría proponer a todos los cristianos que unan sus voces hacia el Cielo. Invito a todos los jefes de las Iglesias y a los líderes de todas las comunidades cristianas, junto con todos los cristianos de las diversas confesiones, a invocar al Dios Altísimo y Todopoderoso, mientras recitamos simultáneamente la oración que Jesús Nuestro Señor nos ha enseñado. Por lo tanto, invito a todos a hacerlo varias veces al día, pero, todos juntos, a recitar el Padre Nuestro el próximo miércoles 25 de marzo al mediodía , todos juntos. En el día en que muchos cristianos recuerden el anuncio a la Virgen María de la Encarnación de la Palabra, que el Señor escuche la oración unánime de todos sus discípulos que se preparan para celebrar la victoria de Cristo resucitado.

Con esta misma intención, el próximo viernes 27 de marzo, a las 6 de la tarde, presidiré un momento de oración en el cementerio de la Basílica de San Pedro, con la plaza vacía. A partir de ahora, invito a todos a participar espiritualmente a través de los medios de comunicación. Escucharemos la Palabra de Dios, elevaremos nuestra súplica, adoraremos al Santísimo Sacramento, con el que al final daré la Bendición Urbi et Orbi , a la que se adjuntará la posibilidad de recibir la indulgencia plenaria.

Queremos responder a la pandemia de virus con la universalidad de la oración, la compasión, la ternura. Mantengámonos unidos. Hacemos que nuestra cercanía se sienta con las personas más solitarias y con más experiencia. Nuestra cercanía a médicos, trabajadores de salud, enfermeras y enfermeras, voluntarios … Nuestra cercanía a las autoridades que deben tomar medidas difíciles, pero por nuestro propio bien. Nuestra cercanía con los policías, con los soldados que siempre intentan mantener el orden en el camino, para que se cumplan las cosas que el gobierno pide que hagamos por el bien de todos. Proximidad a todos.

Expreso mi cercanía con la gente de Croacia afectada por un terremoto esta mañana. Que el Señor les dé fuerza y ​​solidaridad para enfrentar esta calamidad.

Y no se olvide: hoy, tome el Evangelio y lea lentamente el noveno capítulo de Juan. Yo también lo haré. Nos hará bien a todos.

Y les deseo a todos un feliz domingo. No te olvides de rezar por mí. Que tengas un buen almuerzo y adiós.

 

 

Fuente http://www.vatican.va/content/francesco/it/angelus/2020/documents/papa-francesco_angelus_20200322.html