9 de Julio. Día de la Independencia Argentina.

publicado en: Sin categoría | 0

(Texto atribuido a Fray Juan Alberto Cortés (Puchi), enviado por Fr. Marcos Porta Aguilar OFM

“Rememorar históricamente un hecho del pasado es dejarse captar por las exigencias de grandeza, soberanía, amor y libertad que han fundado al mismo y que desde el fondo de la historia nos reclaman hoy el compromiso de su re actualización. ¡Cuánto más si el hecho forma parte de los hitos fundamentales de la nacionalidad, como es el 9 de julio!
Ya desde el comienzo la grandeza de la Nación es concebida también en términos religiosos, pues una verdadera épica religiosa configuró al país desde sus raíces más hondas. No hubo divorcio como lo prueba el hecho de que muchísimos patriotas que lucharon con denuedo por el ideal de nación fueron también sacerdotes y frailes.
De éstos últimos se destaca con perfiles definidos la figura del franciscano fray Cayetano José Rodríguez, a quien vemos participar en la revolución de mayo y como diputado en la Asamblea de 1813, antes de intervenir en el Congreso de Tucumán de 1816.
Sus ideales independentistas no se despertaron ciertamente en Tucumán, los abrigaba ya desde antes, como se hace patente por estas líneas que el mismo Fray Cayetano escribiera a comienzos de 1813:
“La Asamblea se acerca; veremos cuál es su fin y qué gobierno sanciona. Gritan muchos porque la independencia se declare; otros temiendo salir del cascarón en que estuvieron siempre metidos, dicen que aún no es tiempo. Éste ha de ser un punto de discusión bastante agrio. Aún les parece corto el tiempo de nuestra esclavitud y mucho rango para un pueblo americano el ser libre. Vamos pues Fernandeando por activa o por pasiva, casados con nuestras malditas habitudes más arraigadas que el sebo de las tripas”.
La Asamblea del año 1813 había sido convocada a los efectos de declarar la independencia y no pudo ser. El Congreso de Tucumán tuvo lugar para dictar una constitución y terminó declarando la Independencia.
En ese Congreso Fray Cayetano era el que componía El Redactor de las sesiones, publicación del cuerpo. Su célebre Acta de la Independencia prueba su patriotismo como el de todos los congresales: “ Nos, los representantes de las Provincias Unidas de Sud América, reunidos en Congreso General, invocando al Eterno que preside el universo, en el nombre y por la autoridad de los Pueblos que representamos, protestando al cielo, a las naciones y hombres todos el globo la justicia que regla nuestros votos, declaramos solemnemente a la faz de la tierra que es voluntad unánime e indubitable de estas Provincias romper los violentos vínculos que las ligaban a los reyes de España, recuperar los derechos de que fueron despojadas , e investirse del alto carácter de Nación libre e independiente del rey Fernando Vll , sus sucesores y metrópoli. Quedan en consecuencia de hecho y derecho con amplio y pleno poder para darse las formas que exija la justicia e impone el cúmulo de sus actuales circunstancias. Todas y cada una de ellas así lo publican, declaran y ratifican, comprometiéndose por nuestro medio al cumplimiento y sostén de ésta su voluntad bajo el seguro y garantía de sus vidas, haberes y fama. Comuníquese a quienes corresponda para su publicación, y en obsequio de respeto que se debe a las naciones detállense en un manifiesto los gravísimos impulsivos de esta solemne declaración”

(Folleto “Francisco Hoy”; N°6, Julio de 1977. Obra de las Vocaciones Franciscana. Centenario 1399- 1718 San Antonio de Padua- Buenos Aires- Argentina. Reg. Prop. Intelectual N° 1.364212)